lunes, 17 de enero de 2011

EL AMOR COMO ESENCIA Y LA TRASCENDENCIA

LA ESENCIA DIVINA COMO ÚNICA ESENCIA DEL SER

La Partícula Primordial del Universo es una sola: el protón. La disfuncionalidad de los protones afectados por el bólido de energía que da origen a una galaxia transforma el protón en antiprotón. El protón es la partícula divina y no hay otra. Su energía positiva es la única existente en todo el Universo Infinito y Eterno. En el Universo no se encuentra presente otra partícula ni otra energía; ES UNA SOLA. Es lo que llamamos Dios, Nuestro Padre, El Gran Arquitecto del Universo, que ES UNO y ÉL MISMO. Todos los seres SOMOS ÉL porque estamos constituidos en esencia por protones que han asistido a los antiprotones que llevan a dar consistencia al ser en una relación binaria, siendo los protones su esencia. La esencia y su mensaje implícito es lo que también llamamos EL VERBO, LA PALABRA, ÉL y AL. También lo llamamos AMOR.




El objetivo de la creación de este blog es difundir la Realidad que se ha manifestado a través de mi alma para compartirla con toda la humanidad. Es un regalo que quiero hacerles porque a mí también se me ha dado sin condiciones.

Para abrir este blog les entrego algunos de los poemas que han venido a mi Mente con toda la inspiración que hubo en momentos de mucha alta vibración de mi Ser; son poemas que apuntan a una sola cosa: CONÓCETE A TI MISMO, Descúbrete, Re-cuerda, rompe el velo que te impide ver lo que hay más allá de la materialidad, Re-encuéntrate con tu esencia. LOS QUE TENGAN OJOS PARA VER, QUE VEAN.

Estos escritos reflejan distintos pasajes de mi vida que ocurren con el devenir entre dos mundos; uno, es el universo creacional, dual y relativo, que está contenido en el Universo Absoluto al que algunos llamamos Padre. Son incursiones por distintas manifestaciones del amor combinadas con romanticismo, y que, finalmente, fue sublimado.
Sin proponérmelo, fui pasando por estados de conciencia más elevados que los habituales, lo que me llevó a conocer lo que SOMOS, lo que trasciende, el alma pura de pasada por esta experiencia dentro de un vehículo físico; la dualidad del ser que le permite Ser, en la que se enlazan los dos mundos.
Queda, al final del Camino, el hombre desnudo, libre de cualquier apego, libre de miedos, libre de impurezas como el oro y la plata. Queda… ¡Libre!

                                                                                                                                                



___________________________________________________________________


REVELACIONES

        Cuando le pedí a Dios que me diera sabiduría para enfrentar las relaciones interpersonales, no sabía que después de un tiempo comenzaría a “filoteosofar”,  volcando fuera de mí, en lo que escribo, el conocimiento sobre diversos temas que me inquietaban, conocimientos que, sin duda, vienen de Dios (Energía Cósmica Universal, La Fuente).
        Me veo motivada a escribir sobre una temática que preocupa a  algunas personas, que trata sobre el hombre y su entorno natural, sobre el hombre y el cosmos del que se origina y sobre la esencia que nos mantiene en una permanente unificación.
        Escribo sobre la fuerza de  esta esencia metafísica que se llama amor, que es PURA LUZ. Esta es la energía protónica que circula por todo el Universo y que tiende eternamente a armonizar la materia.
        La escritura es un arte que grafica la decodificación del lenguaje verbal, ecológico (lenguaje de la naturaleza) y cósmico. Ayuda a despertar el ser espiritual que hay en el interior de cada persona.
        Comencé a escribir prosa inspirada sobre la base de mi completa ignorancia. Desde este punto, Dios me ha revelado pensamientos por intuición.
       Uno de los objetivos de publicar estas letras es promover mensajes de amor con un lenguaje actualizado con el propósito de que sus contenidos contribuyan a “gatillar” el despertar de conciencia que tiene lugar como punto de partida para el crecimiento espiritual de quienes comienzan la búsqueda de la Verdad.

    
Le doy gracias a mi Padre por este espacio, en el que, sin duda, se manifiesta su Voluntad y también la mía.
En lo sucesivo, iré alternando prosa inspirada, prosa poética y poemas, en conjunto con fotografías que provienen de sesiones realizadas en el jardín de mi casa, en los alrededores del barrio y en excursiones en medio de la naturaleza. Las demás fotografías fueron sacadas de diversas imágenes de internet.
La prosa está, en su mayor parte, en sentencias escritas con gran inspiración.
    ORIA 

__________________________________________________________________________




SENTENCIAS
SOBRE EL AMOR

El amor no es fácil de definir; el amor se percibe dentro de la persona. Pero no es un sentimiento; es la esencia del ser.

El amor es la esencia del ser. A los hombres, esta esencia nos viene potenciada de Dios y está en todas las cosas existentes; es lo que mueve todas las partículas del Universo.

El amor se manifiesta en el hombre a través de las emociones. Es decir, el sentir amor no existe dentro del hombre si éste no lo recibe, lo canaliza y lo deja fluir hacia los demás.


El ser humano para mantener su armonía, debe ser capaz de transmitir amor.


El desamor produce caos y enfermedad.
El amor armoniza, sana.
Donde hay armonía no hay enfermedad.


En la esencia del hombre está la capacidad de canalizar el amor y de proyectarlo a los demás.

El amor busca eternamente instaurar la armonía entre todos los seres.

El amor es la búsqueda de la permanencia de la armonía. 

El amor causa una transformación.
El movimiento, la transformación y la creación serían la consecuencia de la INTERCORRELACION de las partículas  de las energías primogénitas, siendo imprescindible que en cada una de las intercorrelaciones esté presente el amor.


“El amor es una energía, la más alta y la más pura. En sus vibraciones más altas, el amor posee tanto sabiduría como conciencia. La energía es lo que une a todos los seres. El amor es absoluto y eterno.” “Los mensajes de los sabios”, Brian Weiss.

Ama a tu prójimo como a ti mismo y lo demás está demás.
                                                                                          ORIA

____________________________________________________________________



SER ESENCIA Y LA TRASCENDENCIA

Contribuyamos a la reedificación de la estructura del pensamiento partiendo desde los Principios Universales y transformemos la tendencia al pensamiento distractivo en un hábito de producir pensamientos positivos para generar un cambio de estado de conciencia a través de la entrega del mensaje esencial.


El hombre tiene que moverse, transformarse (dejar la inercia) y  luego intervenir y aportar al gran sistema para trascender.
Este transformarse debe partir de una acción voluntaria.

La esencia es común a todas las cosas existentes en el Universo, ya sean tangibles como intangibles; no es exclusiva del hombre. Si alguien quisiera encontrar algo esencial que sea distinto de la esencia de los demás seres (animados e inanimados), entonces no tendría que denominarlo “esencia” y no sería trascendente.

La esencia común a todas las cosas en todo el universo es la energía emanada  por la partícula fundamental. Esta energía es positiva y es la que llamamos amor, y la fuerza que la hace circular es el espíritu que entra y sale de todas las cosas.

Dios es el gran “generador” de la energía del cosmos.
El amor de Dios es la esencia del acto creador.
Es cierto que existen hombres, como dice Nietzsche, que han sepulcrado a Dios en su interior. Esto trae como consecuencia, el hombre corrupto que ha dejado la esencia que originalmente traía al nacer, dentro de una prisión oscura, en su interior. Este hombre produce, a largo plazo, la caída de cualquier institución que lidere.
¡Si hasta hubo ángeles que se corrompieron! Y Dios provocó su caída.
Cayó Roma,  ¿y no va a caer el hombre corrupto?

En el hombre corrupto el amor puede entrar, pero no puede salir. No está capacitado para canalizarlo. Dentro de él el amor no se potencia, sino que se dispersa, siendo las ondas absorbidas por la negritud que hay en su interior.


Fuerza                     energía                      libre                    liberación
     de           +        canalizada       +       albedrío        =    creatividad
  Dios                       en el ser                                                evolución
                                  (amor)                                                trascendencia       


El propósito de Dios es llevar al hombre por un camino evolutivo, a fuerza, en muchos casos, de someterlo a un drástico refinamiento. Pero no a cualquier hombre.
Aunque al nacer, el hombre trae la esencia dentro de sí mismo, también trae una gran carga genética. Según sea el entorno en que se críe, él acudirá al Padre por libre albedrío, o no lo hará. Si pone Fe en Dios en algún momento de su vida, ya habrá tenido protección divina desde que nació.

La bondad es la conjunción de la fuerza o energía proveniente de Dios más la voluntad o libre albedrío que Él dio al hombre,  enfocado hacia el Bien Común.

Cuando el hombre cree en su supremacía en todo el universo, comienza a conducirse con soberbia y comienzan a aparecer muchos más egos.

Los hombres ricos y miserables son esclavos de sí mismos. No consiguen la verdadera libertad debido a que carecen de amor que los saque de las penumbras causadas por innumerables barreras que les impide rescatar los valores y ver que hay una tremenda realidad más allá de sus respectivos ombligos.
“…y para ellos ha sido reservada la negrura de la oscuridad.” 2 Pedro 2:17

La felicidad radica en la acción que persigue el Bien Común.

Para trascender, el hombre tiene que amar a todos los demás y, por acción voluntaria, tiene que moverse hacia un camino que lo libere de las trabas. Además, tiene que ejercitar las virtudes opuestas a esos “defectos” que son la parte oscura de la persona. Es decir, tiene que avanzar a medida que va dominando las pasiones con el valor de la temperancia, saliendo de sí mismo para dar a los demás.

La tendencia actual es el mirarse a sí mismo sin considerar a ninguna otra persona, lo que puede llegar, incluso, a esclavizar al prójimo, ya sea en lo doméstico o a gran escala en un país en el que impere el poder del sector económico. Al contrario, inspirado por la presencia del Amor, debe salir hacia los demás para procurar el Bien Común.

Alguien dijo: “todos tenemos un minuto de comunista”.
Se refería al deseo que nos aflora de ser bondadosos y de prestar servicio comunitario a los demás: ser COMUNITARISTAS.
Debería eternizarse ese instante para trabajar por el Bien Común durante el resto de nuestra vida.

El bien común es mantener la armonía entre todos los seres del cosmos y nosotros.

Si el caos producido por el hombre no se detiene, los únicos seres trascendentes en el planeta  serán las piedras, el fuego y el agua. Y todo volverá al principio. Por eso, algunos pocos tenemos la esperanza de que Dios va a detener el desastre provocado por el hombre y no va a dejar que su Creación quede en ruinas. Esto, sería un autoatentado  contra su propia trascendencia de ser la Divinidad que gobierna a favor de mantener la armonía del Universo.

Para contribuir a mejorar la vida de las personas de nuestro entorno debemos cambiar la palabra “tú” por la palabra “nosotros”, y la palabra “haz” por  “hagamos”.

Todo lo que hacemos con amor trasciende; el amor que fluye desde nosotros hacia los demás es trascendente.

El amor es el árbol de la vida.

El amor nos habla de la verdad absoluta.
El amor es vida eterna.

¿Existir o vivir?
Si no hago algo es como si no hubiera existido. Pero si no lo hago con amor, entonces no vivo.
Hacer con amor es vivir.

Morimos un instante a la vez desde que nacemos.
Pero hay un crecer y un elevarse del espíritu si hacemos las cosas con amor.
El espíritu es amor.

El amor es amoral. El amor es la esencia del ser.
La moral es un ente colectivo.
¿Dónde está la esencia de cada persona?
  • Prisionera en su interior debido al sistema estructurado, o
  • a flor de piel, frenada por las pautas sociales, o
  • fluyendo por estar rompiendo con los convencionalismos.
Hay que poner en libertad la esencia del ser.
Que cada uno realice su danza libertaria con lo que sale de la mente de cada cual.
El amor es amoral y liberal; no tiene otra Ley más que: “ama a tu prójimo como a ti mismo” y lo demás está demás.

Si todos diéramos amor, habría una permanente oleada de paz.

Cuando el amor fluye hacia fuera del cuerpo físico, los demás lo perciben como una sensación de paz. Por esto, se deduce que la paz es metafísica; es la percepción del amor que se recibe del otro, y este amor es la exteriorización de un estado interno de equilibrio y armonía juntos. Este amor que se canaliza hacia el otro es la bondad, o sea, por VOLUNTAD.

Renunciar a todo, excepto a la verdad, es un acto de amor y de Fe.

El amor no es un sentimiento; lo que se siente es el deseo de dar amor. Y cuando se da amor sólo hay Luz que a la vez se siente como bondad y tibieza corporal.

El amor traspasa las barreras personales, “sociales” y culturales.

La única verdad, lo único real es el amor.

Si sonreímos, generamos endorfinas y nos viene una exquisita sensación de bienestar que se proyecta hacia el exterior del cuerpo físico y da paz.
Si hacemos sonreír a los demás, haremos que ellos liberen endorfinas y produzcan paz a su alrededor.
Al sonreír, estamos dando amor y el amor provoca la armonía y el equilibrio internos.

La perfección se persigue a través del amor.

Para perseguir la perfección debo reemplazar la palabra “quiero” (cuando es antojadiza) por la palabra “debo”(ser auténtico).

Deber hacer  es querer hacer con bondad.

Mientras más partículas cristalinas respire una persona, más purificada estará; irá caminando hacia la perfección.

Si armonizamos este mundo, estamos armonizando el universo.

El amor es la vida misma.
Amar es trascender.



Todos los derechos reservados.  
Copyright: Standard Copyright License